Y después que Alma hubo dicho estas palabras, él y Helam se sepultaron juntamente en el agua; y se levantaron y salieron del agua regocijándose, pues fueron llenos del Espíritu.

 

Alma fue bautizado y poseía el sacerdocio antes de la llegada de Abinadí, pero se vio envuelto con otros sacerdotes bajo el reinado del malvado Rey Noé, y cuando bautizó a Helam, sintió que necesitaba una limpieza de sí mismo por lo que se sumergió en el agua como una muestra de arrepentimiento completo.

Doctrines Of Salvation. Vol. 2 by Joseph Fielding Smith, Bruce R. McConkie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here